0 comments

El mundo empresarial ha sufrido tantos cambios a lo largo de los años provocando que las empresas cambien sus productos, sus políticas, su imagen para poder diferenciarse del resto de competidores en un mundo saturado de información, publicidad y ultra-competido.  

Sin embargo, a pesar de tener estas tendencias de visualizar diferenciadores para los clientes, no suele pasar lo mismo para los empleados, y repito estamos en un mundo muy competido en donde no solo tus clientes pueden pender de una cuerda floja, sino que también lo hacen tus colaboradores, actuales y futuros. 

No quiero generalizar, la verdad es que las empresas más exitosas son exitosas porque han sabido tener procesos de selección basados en un EVP atractivo y, eso les permite atraer y retener al mejor talento.  

Y si quieres tener el mejor talento dentro de tus filas así como lo tienen las empresas más exitosas  debes empezar a crear un EVP.  

¿En qué consiste un EVP?

Primeramente EVP significa por sus siglas “Employer Value Propositino” (propuesta de valor al empleado). Un EVP consiste en factores tangibles como intangibles.

Factores tangibles

  • Salario económico  
  • Herramientas de trabajo
  • Bonos
  • Horarios flexibles

Factores intangibles

  • Salario emocional
  • Crecimiento profesional
  • Clima laboral
  • Crecimiento intelectual

A grandes rasgos, un EVP contiene las fortalezas de tu empresa y, también del empleo ofertado, y cómo estas fortalezas pueden impulsar la carrera profesional del candidato, intelectualmente, profesionalmente o económicamente

Ahora bien, tu EVP debe responder lo siguiente, ¿qué ofrezco yo que no tenga el talento que busco en su trabajo actual?, ¿Qué me hace único para él o ella? 

Resumiendo, un EVP es tu reputación como empleador, es tu marca como empresa o empleador y NO confundas la marca que comercializas en tus productos.  

Pros de un EVP

  •  Gente comprometida dentro de tu empresa 
  • Gente motivada y por ende, altamente productiva
  • Evitas fugas de talento
  • Bajas rotación
  • Disminuyes costos en atracción de talento
  • Haces atractiva tu empresa para el talento en el mercado
  • Tus empleados son embajadores de tu marca como empleador

Como dije, es verdad que tener un EVP te ayuda mucho para tener al mejor equipo posible dentro de tu empresa. Pero el problema con este concepto es que lleva rápidamente a la prisa de reclutar porque pensarías que lo es todo para lograr un reclutamiento exitoso.  

Tener un EVP es un paso fundamental y obligatorio en el camino de la atracción de talento de perfiles de alto rendimiento pero hay más cosas que debes tener en mente para reclutar bien.  


¿Te gustó este artículo?


Aprende a reclutar Top Performers

Ahora que sabes esto, eres tú quien debe decidir. Puedes continuar teniendo problemas de rotación, puedes seguir quejándote por falta de resultados o puedes aprender a crear un EVP que sea atractivo para perfiles de alto rendimiento e integrarlo a tu proceso reclutamiento 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}